16 abril 2016

Borboya


PRÓRROGA 


Muérete muerte y déjame tranquilo
seguir la trayectoria desolada
de su fuga, hasta la última parada
del destino, que pende de tu hilo.
La vida es un pasar la vida en vilo
huyendo de la sombra de tu espada,
un alto en el camino donde nada
más que el filo me acecha con sigilo.
Haz como que te vas, fíngete muerta,
mientras yo me desvivo en la agonía
plagada de su ausencia, hasta ese día 
que corras el cerrojo de la puerta.
Apura tu veneno hasta las heces
y déjame tenerla antes mil veces.


11 abril 2016

Cuevitas, Guatemala


SESIÓN DE NOCHE

Apareciste rauda como el ave
que surge de la niebla a ras de suelo,
como un rayo que estalla en pleno cielo
azul sobre la proa de mi nave. 
Como el filo perfecto de una llave
al rojo vivo que atraviesa el hielo,
hundido en la maraña de tu pelo
penetró en el dedal la yema suave.
Quedaste en mi prisión aprisionada
por un alud después de la tormenta,
como una boa llena que no alienta
henchida por la presa devorada. 
Una racha de viento huracanado
desanudó la soga del ahorcado.

06 abril 2016

Cortado på soya


FLUJOS NOCTURNOS


Aquí se caen los pétalos, la gota
ya rezume en la cúspide, ya brilla
la luz sobre las sábanas; aquí ya
una daga en la piel, la sal que brota
del cáliz en la flor que yace rota,
el polvo de la antera, la semilla
que va diseminándose a la orilla,
el ámbar que la marejada azota.
Aquí apuran tus labios el capullo
hasta la empuñadura y por el hueco
que deja tu pasión se queda seco
el interior que siempre será tuyo.
Ya se mecen los juncos en la duna
que dibujan sus tallos en la luna.









03 abril 2016

La escondida, café de Nicaragua


CRECIDA


Se clava en la cintura la mirada
perdida entre vaivenes por la frente,
los dedos se humedecen en la fuente
y penetran la carne dilatada.
Una uña voraz cava y horada
el interior, intermitentemente,
del dique que se hunde en la corriente,
desbordándose el centro de la rada.
Los labios enterrados en la sima
al fondo del canal, la catarata
que desprende su túnica de plata
desde los esplendores de la cima,
la tórrida descarga cuando asoma
el resplandor salado por la loma.

Dagens mild kaffe

UNA VIDA


Una noche sin fin ni madrugada,
un sueño, un espejismo y una duda
de si tu cuerpo existe y se desnuda
lentamente al ardor de mi mirada.
Una lengua de luz desparramada
por la almohada, una soga que se anuda
a la garganta, el rastro de una cruda
herida que abre el filo de una espada.
Una búsqueda eterna, una vana
espera en un andén abandonado
en medio del desierto, un lago helado
donde saltar al fin por la ventana.
Una sombra a la vuelta de la esquina
que se cruza conmigo y me fulmina.