18 junio 2016

Guatemala


CUATRO VIENTOS


Aunque el aire te lleve al fin del mundo
y quede en tu lugar un hueco abierto,
aunque mi surco seque en el desierto 
y me hunda sin ti en el más profundo
y ciego anochecer, mi dirección  
sin rumbo, a la deriva, mi destino,
será seguir a solas el camino
hasta desembocar en la región
donde anida tu ausencia. Aunque la oscura
noche borre el contorno de tu sombra
y silencie la lengua que te nombra,
perseguiré tu rastro en la negrura.
Los cuatro vientos de la encrucijada 
esparcirán mis gotas para nada.