03 agosto 2016

La diétetique de Lord Byron


INICIACIÓN



Los besos desbocados en las lomas
de almíbar, la cariátide rendida 
después de la contienda, la guarida
de cálidas y pálidas palomas.
La llama crepitante de la vela,
las lenguas retorciéndose entre espuma
en la penumbra cómplice, la pluma
que dibuja sus trazos en la tela.
Párate tiempo, no traigas el día,
ofréceme de nuevo la caricia 
de su aliento, la sal de su primicia,
la flor que se desflora en agonía.
Revélame la mancha derramada
de corales que no borrará nada.