24 septiembre 2016

El platanar, café de Nicaragua


SUSTITUCIÓN 

Es en la noche cuando te echo en falta,
durante el día que te necesito,
en la mañana miro al infinito
abismo que me ciega y que me asalta.
Asciendo hasta la cúspide más alta 
y apuro el cáliz diario de mi rito,
en tu volcán ausente me derrito
entre la lava súbita que salta.
Ofreces y no das, te haces la sueca,
regalas tiempo al tiempo, te demoras
hasta la eternidad, pasan las horas
muertas ardiendo por mi mano hueca.
Para matar el tiempo de agonía
me buscaré una nueva compañía.

22 septiembre 2016

Cortado på soja



SUMISIÓN


Me tienes a tus pies, sin voz, sin tiento,
enredado en tu tela, en cuarentena,
pendiente de tu juicio y tu condena,
carcomido de angustia, sin aliento.
La flor de la pasión la arrastra el viento
en la tormenta, se hunden en la arena
movediza mis pasos, mi cadena
encadena tu ausencia a mi tormento.
Los sueños se parecen a la muerte
cuando la sombra oscura en la tiniebla
busca una luz al fondo entre la niebla 
y aparece tendido un cuerpo inerte.
El humo que me das y que yo fumo,
así es la droga dura que consumo.


11 septiembre 2016

El platanar



TEORÍA DEL CIERRE

Cambiaré de ciudad, de piel, de acera,
correré los cerrojos de mi puerta,
emprenderé la fuga con la cierta
desdicha de saber que quedas fuera
de mi vida, que se consume en calma.
Dejará de manar en tus laderas
de tiernos juncos y de enredaderas
la savia que supura por tu palma
como la cera arroya de la vela.
La luna desangrándose al poniente
posará su arrebol indiferente
sobre las rasgaduras de la tela.
Escaparé a tu encanto de sirena 
y seré un grano más entre tu arena.

01 septiembre 2016

Martín Fierro




NOCHE EN VELA


Sólo tengo de ti lo que me falta;
todo cuanto me queda, desde que 
no te tengo, de ti, es solo aque-
lla cima desvelada que resalta 
en mitad de la noche y que traspasa
tu tenue silueta en la ventana,
la traslúcida luz de la mañana
que descubre tu sima y que me abrasa,
los arroyos vertidos en la fría
superficie del mármol, el sabor 
a tu aliento en la cúspide, el olor
a algas a la orilla de la ría.
Desvelado en la noche acalorada
poseo los vestigios de tu nada.